Mi otra ciudad: Montreal

img_1719

Old Port – St. Saint-Paul E

Menos horas de luz, amaneceres que le aportan color a un país teñido de blanco, los primeros días gélidos que obligan a desempolvar las camperas de abrigo y la lucha del hombre por prevalecer sobre los crueles ataques de la naturaleza… Sol, playa, menos ropa y altas temperaturas… Montreal se rinde a la inminente quietud del invierno que empuja a sus quebecois a tener un estilo de vida completamente diferente y a un verano dinámico donde nadie quiere quedarse en casa.

Un viaje siempre genera expectativas, nos lleva a imaginar cómo será, si veremos ese monumento histórico que alguna vez vimos en fotografías, o ese paisaje donde todos se toman su selfie para instagram. Pero, ¿cómo imaginar la vida en una ciudad donde las reglas de juego son tan diferentes y dónde se presentan situaciones tan extremas a las que no estamos acostumbrados?

Es la segunda ciudad de habla francesa más importante del mundo luego de París. Es el puerto más importante de Canadá y la tercera metrópoli más visitada luego de Vancouver y Toronto. Su encanto reside en que, dentro de su estructura de gran urbe, los espacios verdes y la intensa vida cultural conectan a la gente con un costado sensible. Montreal habla francés pero pertenece a un país bilingüe, la otra lengua oficial es el inglés. Está ubicada en la Isla del mismo nombre, sobre el río San Lorenzo y es la ciudad más poblada (con 1.700.000 personas) de la provincia de Quebec. Fue fundada en 1642 y es una de las más antiguas del país. Sus decenas de festivales culturales, que se celebran mayormente en verano debido a sus helados inviernos, hicieron que fuera considerada como la capital de la cultura de Canadá.

img_1718
Hotel de Ville

Como llegar

Cabe destacar que llegar a Canadá no es tarea fácil. Nuestro país y el del norte están separados por 9.051 kilómetros en línea recta. La forma más rápida de llegar es, claro, en avión con dos escalas utilizando la compañía Air Canada, la primera en Santiago de Chile y la última en Toronto. El pasaje oscila entre los USD$1.000 y USD$1.500, dependiendo de la época del año. Para quienes cuentan con un presupuesto más acotado, existen vuelos con mayor número de escalas o espera por menos dinero, así como la opción de volar hasta Miami y luego tomar un colectivo hasta el destino. La hazaña dura unas veinte horas, desde que se realiza el check-in en el aeropuerto Ministro Pastrani de Ezeiza, las interminables filas de migraciones y controles en todos los aeropuertos hasta el Aéroport International Pierre-Elliott-Trudeau de Montréal. Después de hacerlo dos veces deja de ser divertido. ¡La última vez fue insufrible!

Clima

Este país se caracteriza por tener climas extremos. El primer choque se genera al poner pie fuera del aeródromo. Si consideramos que las estaciones del año son opuestas, al dejar el verano de Buenos Aires la temperatura rondaría los treinta grados, mientras que en la provincia de Quebec, ya llegado el invierno, la térmica se ubica bajo cero. De diciembre a principios de marzo la media es de -13 grados con sensaciones térmicas de hasta -40 en los días más fríos y ventosos. Se recomienda olvidar el café con leche y tostadas con queso y mermelada del desayuno para hacerlo a su estilo. Waffles, pancakes, salchichas, huevos revueltos y tocino son los elegidos. Todo cubierto con “Maple syrup” un jarabe que extraen de los árboles de maple o arce, a comienzos de la primavera en marzo. Los canadienses son reconocidos por la elaboración de éste producto y cuya hoja, además, es la imagen central de su bandera nacional. En cambio, el verano es algo más similar al argentino, con temperaturas que rondan los 30 grados y elevada humedad. Aquí es cuando la gente evita quedarse en casa para poder aprovechar los meses más cálidos luego de haber padecido el frío excesivo del invierno.

img_4514
Mount Royal

Comida

Su comida favorita es sin dudas el “Poutine”, un plato especial para el frío pero que consumen todo el año. Está elaborado con papas fritas, queso en grano fresco —normalmente cheddar muy poco curado— y salsa de carne. Para comer con mucha hambre ya que es suculento. Es una de las bases de la comida rápida quebequense, y es servida en puestos callejeros, restaurantes y en muchos comedores escolares e incluso en cadenas de comida rápida internacionales. Asimismo, la población es mucho más abierta que nosotros en cuanto a la alimentación, es por ello que cotidianamente consumen alimentos de todos los países. Es una propuesta a realizar un viaje de sabores y sensaciones sin salir del país.

Música

De éste país, sabemos mucho en materia de música. Éste año sorprendió la vuelta de Bryan Adams con nuevo single y el tracklist de su próximo álbum, que saldrá en octubre. Por su parte, Céline Dion, una de las máximas divas del pop consagradas en los ’90, quien tuvo que tomarse un año sabático para acompañar a su marido enfermo, volvió a los escenarios hace pocos días y eligió hacer una residencia en una ciudad bien conocida por ella: Las Vegas.

Además de estos artistas canadienses, que tienen mayor trayectoria, el país de América del Norte vio nacer a otros artistas mundialmente reconocidos como: Alanis Morissette cantante, compositora y guitarrista de pop y rock alternativo; Avril Lavigne, Carly Rae Jepsen quien se popularizó con su sencillo Call Me Mayby; Crystal Castels caracterizado por el uso de fuentes de sonido lo-fi y una puesta en escena caótica y potente; el reconocido DJ Deadmau5 y Drake. También de allí surgió la cantante Grimes conocida por su estilo donde mezcla rock experimental, pop y una lírica metafórica y oscura; es imposible no mencionar al ídolo pop Justin Bieber y al esposo de Luisana Lopilato, el cantante de vocal jazz Micahel Bublé. Nacido en la ciudad de Toronto, el emblemático Neil Young, es un cantautor, productor y multi-instrumentalista, considerado como uno de los músicos más influyentes de su generación en Norteamérica. De los artistas que alcanzaron la fama recientemente encontramos a The Weekend y 21 Pilots. Existen más músicos de origen canadiense de los que se imagina.

A su vez, Montreal posee otro grupo de artistas que hacen sus interpretaciones en la lengua francesa como Jeanick Fournier, Céline Faucher, Marie-Mai, Marc Dupré y Lynda Lemay, entre otros.

DCIM100GOPROG0852350.
Fleuve Saint-Laurent

Lugares turísticos imperdibles

Es cine, música, teatros y museos, como el imperdible de Bellas Artes, que ostenta obras de Delacroix, Goya y Rembrandt. Los espacios verdes son fundamentales. Estos tres no se pueden dejar de visitar: el Jardín Botánico, el segundo más grande del mundo; el famoso Mont-Royal, un inmenso parque urbano de 200 hectáreas y una de las principales atracciones turísticas con su Colline de la Croix un cerro que posee una inmensa cruz; y el Parque Jean-Drapeau, en donde se sitúa Biosphere de Montreal un museo dedicado al medioambiente.

Pero Montreal tiene alma europea y en el Vieux-Montréal (El Viejo Montreal) queda a la vista. El centro de la ciudad no es una locura de bocinas, autos y apuro, es un sitio transitado pero no enloquecedor y las construcciones tienen un inevitable carácter francés, herencia del período de colonia. El casco histórico tiene una calle comercial, Sainte-Catherine, y allí están los locales de Banana Republic, Apple Store y de prácticamente todas las marcas importantes del mundo. Desde ahí se puede acceder a “otra dimensión”: Montreal, tiene la ciudad subterránea más grande del mundo. Bajo las calles hay una zona que tiene bares, restaurantes y negocios que conecta con medios de transporte para pasear sin que el frío sea un problema.

DCIM100GOPROGOPR2365.
Rue Saint-Jacque

Ya transitando por la superficie, la Basílica de Notre Dame de Montreal es uno de los puntos que no se pueden dejar de conocer. Fue inaugurada en 1829 y es una de las construcciones religiosas más admiradas de la provincia, con su estilo neogótico y su imponente interior es una toda una obra de arte. Enfrente está La Place d’ Armes, que fue inaugurada en 1693 y cuenta con un monumento a Maisonneuve, uno de los fundadores de la ciudad. Luego de caminar por la vieja ciudad y de tomar un café, bordear el puerto y ver el río puede ser un respiro antes subir al metro y seguir conociendo esta ciudad que tiene texturas francesas, inglesas y americanas y que con su complejidad, solo provoca encanto.