Lo que tenes que saber de las relaciones a distancia

Esta es una nota que hace tiempo quiero hacer pero al tocarme tan de cerca me ponía mil excusas para evitarla. A su vez es ésta cercanía la que me permite contarles como funciona desde una experiencia real, en primera persona. Estando a pocas semanas de ponerle un punto final a ésta dinámica quiero compartirles algunas cosas que hubiese querido saber desde un principio.

Las relaciones a distancia son un tipo de vínculo muy particular, sobre todo cuando se quiere tener una del estilo tradicional, es decir, exclusiva e intentando vivirla como lo harías con cualquiera que vive en tu ciudad. Es una forma difícil pero no imposible. Claro que requiere otro tipo de dinámicas, aprendizajes y estrategias para poder mantenerla. Aquí comparto con ustedes los sentimientos más fuertes y recurrentes, así como los métodos que utilicé para sobre llevar la distancia lo mejor posible:

La angustia y sentimiento de soledad es proporcional al tiempo que pasen separados

Las relaciones a distancia tienen muchas cosas maravillosas y que las hacen únicas, pero una gran parte esta dominada por el dolor en las despedidas y los meses apartados. Con más de 3 años llevando éste tipo de relación ya perdí la cuenta de la cantidad de ataques de llanto y bronca que tuve. Esta bien que soy del grupo de las personas emocionales y de lágrima fácil pero aveces el vacío en el pecho es tan grande y se siente tan real que no se puede respirar.

No es algo que podamos evitar conscientemente

Como cualquier relación o situación vinculada con las emociones no podemos controlarlo. El amor simplemente sucede o no, se siente o nos es indiferente, y este tipo de relación no es una excepción a ésta regla. Cuando alguien te ve angustiada por extrañar al otro tiende a recordarte que embarcarte en algo “tan complicado” fue tu decisión. Que deberías haber evaluado las consecuencias y en tanto, debes convivir con ellas. ¡Si sólo fuese tan sencillo como decidir que vamos a comer hoy!

La confianza es primordial

Las relaciones se basan siempre en la confianza, pero en las que se desarrollan a distancia esta cualidad es esencial. Para quienes son sumamente celosos es casi imposible mantener una relación de estas características. Cuando tu pareja reside en tu misma ciudad las vidas de ambos se cruzan constantemente. Se comparten salidas, amigos y existe un conocimiento del entorno del otro, al menos de sus amigos más cercanos con quienes compartimos momentos. Pero al vivir tan lejos no siempre llegamos a conocer por completo los ambientes donde se maneja el otro y esto puede generar ciertas desconfianzas, y en ciertas ocasiones, obsesiones. La realidad es que la dinámica es esta y hay que aprender a convivir con ella. Considero que en todos los casos es sano confiar. Soy de las que creen que por más veces que revises el teléfono de tu pareja o intentes saber donde esta mucho sale de nuestro control. A la distancia la confianza que debemos depositar en el otro es ciega.

12696942_10207677610312118_1643145887978656561_o
Hotel de Ville – Febrero 2016

Las videollamadas: el invento más glorioso

Las horas de Skype o FaceTime van a ser miles al punto en el que cenar o mirar una película con tu pareja utilizando éste método se torna extrañamente normal. Conocí a muchos de sus amigos y familia de ésta forma, y él a muchos de los míos. Recorda que es el hábito lo que hace que vos te sientas cómoda comunicándote así, pero para los demás puede que sea algo raro.

Vivís en otra realidad temporal

Una vez que empiezan los viajes para verse y planear el siguiente cuando todavía ni volviste a tu país la concepción del tiempo cambia. Si pensamos al tiempo como una percepción en verdad tiene mucho sentido.

Nosotros nos veíamos cada 4 ó 5 meses. Entonces para mí de Julio a Diciembre era una eternidad, pero cuando sólo faltaban 2 meses parecía que fuera mañana.

Quienes te rodean cuestionan que tan real es tu relación

Otra vez volvemos a hablar sobre la mirada del otro y la percepción. Percibimos lo que conocemos, lo desconocido nos resulta extraño o aveces difícil de comprender, cuando no aterrador, pero para todo tenemos una opinión. La realidad es que es importante escucharse a uno mismo siempre y restarle importancia a la mirada negativa o con ánimos de juzgar de los demás. No sólo en este caso, sino que en todos los aspectos de la vida. Claro que cómo todo es fácil decirlo pero la práctica es más compleja.

Lo esencial es poder darnos cuenta de lo que realmente sentimos. Nadie más que nosotros puede contestar el sin fin de preguntas que surgen al adentrarse en un terreno desconocido.

DCIM101GOPROG1233070.
Ottawa – Agosto 2017

Tu pareja va a asistir a pocos eventos o ninguno

En los más de 3 años de relación Jonatan jamás estuvo para mi cumpleaños, físicamente, y yo sólo estuve en 1 de los suyos. Pero sí compartimos juntos cada navidad. Asistir a reuniones familiares o cumpleaños de amigos donde todos están con sus parejas al principio es un poco desalentador. Es como estar soltera. Con el tiempo aprendí a disfrutar de estos espacios donde podía pasar la noche entera con amigas sin tener que preocuparme por dónde estaba mi pareja, si lo estaba pasando bien o demás situaciones que puedan surgir en una fiesta. Somos animales de costumbre y nos adaptamos bastante rápido a los cambios. Es cuestión de hacer coincidir las agendas y negociar ciertas fechas que para alguno pueda ser importante, pero también entender que cuando se vive a más de 9 mil kilómetros de distancia en general no es mala voluntad no hacerse presente.

Vas a escuchar “No sé como lo haces, yo no podríamiles de veces

Las relaciones a distancia no son para cualquiera. Requieren de mucho mayor esfuerzo, compromiso y amor que una relación convencional. Es literalmente despertarse cada día y elegir permanecer en el barco. También creo que son algo más honestas, nadie sigue cuando algo es tan complejo y no tenés el factor costumbre o comodidad. Creanme, si hay algo que no son estas relaciones son cómodas o en las que permaneces por inercia.

Conocerás los aeropuertos y aviones como la palma de tu mano

En estos últimos años tengo acumuladas más horas de avión que de colectivo. Literalmente vas a subir, bajar, hacer migraciones y seguridad con los ojos cerrados. Incluso te vas a encontrar ayudando a los que viajan a esa ciudad por primera vez como si fueras parte del personal del aeropuerto.

Vas a pasar los meses separados planeando mil cosas para cuando se vean

IMG_3298
Mirador Mont Royal – Agosto 2016

Una de las claves que nos mantuvo entusiasmados y expectantes en los meses que estuvimos separados fue planear. Si, esto va en contra de cualquier libro/frase de instagram millennial que te incentiva a vivir el presente. Las ganas de volver a ver a tu pareja aunque sea por un par de horas no se va nunca. Es muy difícil “vivir el ahora” cuando tu cabeza y corazón están partidos en dos ciudades e incluso usos horarios.

Mi consejo es que de todas formas lo intentes. Es importante planear y tener proyectos en conjunto, pero también es necesario aceptar la realidad y no descuidar a quienes te rodean. Siempre digo que cada momento es único e irrepetible.

La paciencia para con uno mismo y el otro es esencial

Cuando decidimos volver a vernos, ya que nos conocimos en unas vacaciones en la playa por casualidad, él dio el primer paso viniendo a visitarme. Después de algunos días decidimos que queríamos tener una relación convencional pero a distancia. El problema es que nadie te explica como jugar ese juego y en tanto que esperar. Hubieron varios desencuentros, y algunas malas decisiones, pero siempre tuvimos en cuenta que estábamos intentando algo que era completamente nuevo para ambos y que no teníamos ni idea de como se hacía. El diálogo es fundamental y sobre todo poder decirle al otro que nos hace bien pero también con que no nos sentimos cómodos. De todas formas con éste tipo de relaciones la comunicación es básicamente en lo que se basa durante meses.

Hay que ponerse creativos

No hablo sólo a nivel sexual, sino que en todos los aspectos. Si la relación es sólo hablar un rato todos los días hasta volver a verse dentro de unos cuantos meses se va a tornar aburrido. Juegos, planes, ver series juntos, películas, cenar e incluso cepillarse los dientes juntos, son sólo algunas de las cosas que hacemos. En éste punto lo vivimos como algo tan natural que compartimos todo.

10620460_10207365350225811_3398084256259179913_o
Boston – Diciembre 2015

La decisión más compleja pero necesaria

Cuando la relación pasa a una fase donde existe un compromiso y sobre todo amor la decisión de donde vamos a vivir es inminente. Hay miles de formas de llegar a un acuerdo y situaciones a considerar. En nuestro caso yo me enamoré de Montreal desde un principio, aunque no tanto del invierno, y por otro lado siempre supe que quería vivir en distintos lugares del mundo. Además cuando pensamos en cual era el país más conveniente a nivel económico, social, seguridad y estabilidad, y donde en un futuro formar una familia la respuesta fue bastante obvia.

Hoy la que está dando el gran salto soy yo, sabiendo que voy a extrañar horrores pero convencida de mi decisión y con una mirada positiva hacia las nuevas aventuras que me esperan. Pero sin olvidar que vivimos en constante cambio y que nunca sabemos para dónde nos lleva la vida.

Dicen que cada relación es un mundo, y yo concuerdo con ello, por eso es importante vivir tu propia experiencia y siempre guiarte por lo que sentís. Considero que si el sentimiento es real y mutuo nada es imposible. Es verdad que mis padres fueron un soporte incondicional que son su deseo de que sea feliz me ayudaron muchísimo e hicieron que éste camino sea más fácil de lo que esperaba pero nada sirve si no existe un compromiso real y muchas ganas de ambas partes.

11728691_10206288970997003_621397503538805088_o
Uruguay – Julio 2015

Vivimos sumergidos en la era de las comunicaciones por lo que las relaciones a distancia son mucho más fáciles de llevar adelante y sorprendentemente más comunes de lo que pensamos. Vieron que cuando nos adentramos en un mundo nuevo atraemos a quienes están en la misma que vos y así fue con esto también. Es clave poder conversar con quienes viven un amor similar, con quienes compartís códigos, alegrías, novedades pero también angustias y miedo.

No me considero una experta y este camino apenas comienza pero me encantaría poder seguir compartiendo experiencias con otras locas que se lancen en ésta aventura. ¡Mis canales de comunicación están siempre abiertos para darles una mano!